Jardines verticales artificiales: tendencia en decoración por VIKENZO NATURE

69

/COMUNICAE/

Los jardines verticales artificiales son estructuras diseñadas para simular un jardín natural en una superficie vertical, como una pared o una valla

A diferencia de los jardines verticales naturales, (que utilizan plantas naturales), los jardines verticales artificiales utilizan plantas sintéticas y otros materiales artificiales para imitar el aspecto y la sensación de un jardín real.

Los jardines verticales tienen una larga historia, que abarca culturas y épocas. Actualmente, los jardines artificiales verticales permiten apreciar esta tendencia atemporal y ofrecen algo más que un ambiente agradable, tienen un aspecto estupendo y ofrecen todos los beneficios de las plantas, requieren muy poco mantenimiento y los usuarios podrán disfrutar de ellos durante años.

La estética del hogar y el jardín puede ser todo un reto si no se dispone de suficiente dinero o tiempo. Pero con un jardín vertical artificial, puede hacer realidad sus sueños. Las plantas artificiales mantienen su belleza todo el año y ahorran la mayor parte de la molestia: su mantenimiento.

¿Por qué elegir un jardín artificial vertical?
Los jardines artificiales verticales aportan vida y energía a cualquier espacio. Son una opción que requiere poco mantenimiento, ya que no es necesario regar, desherbar ni podar las plantas.

Estos muros verticales tienen propiedades de protección contra los rayos UV. Por lo tanto, son lo bastante resistentes como para soportar las inclemencias del tiempo.

Comparación de jardines verticales artificiales y naturales

– Aspecto visual
Estos dos tipos de jardines verticales tienen varias cosas en común:

Ambos tipos son visualmente impresionantes con su hermosa vegetación y pueden realzar fácilmente cualquier habitación en la que se instalen.
Tanto los jardines verticales artificiales como los naturales pueden utilizarse para añadir privacidad a un espacio e incluso absorber el ruido, lo que puede ser muy útil en zonas de mucho tránsito como oficinas o la residencia principal.
La ventaja única de los jardines verticales artificiales es que siempre pueden estar en perfectas condiciones sin importar la época del año.

– Mantenimiento
Los jardines verticales naturales requieren mucho mantenimiento continuo y tiempo, como regar, compostar, podar y sustituir las plantas cuando se estropean. Además de un gasto de agua y la necesidad de comprar pesticidas y productos químicos nocivos para la salud.

Sin embargo, el jardín artificial no requiere riego, abono ni control de plagas. Tampoco tiene que preocuparse de podar las plantas a medida que crecen, ya que conservan la misma forma durante toda su vida útil. Todo lo que tiene que hacer es quitar el polvo del jardín artificial de vez en cuando.

Si no tiene tiempo para cuidar las plantas o simplemente no se le da bien, el jardín vertical artificial es la solución perfecta para tener una bonita pared verde todo el tiempo y sin mantenimiento.

– Instalación
Para instalar un jardín vertical natural se necesita sistemas de riego y drenaje. Es una instalación compleja, y necesitará ayuda profesional.

El jardín vertical artificial puede instalarse en cualquier superficie y adaptarse a la forma deseada. Además, si decide ampliar el muro del jardín, podrá extenderlo en cualquier momento.

– ¿Dónde colocarlo?
Los jardines verticales artificiales y naturales pueden instalarse tanto en interiores como en exteriores. La misma ventaja que comparten es que colocarlo en la pared ahorra mucho espacio si quiere decorar un lugar que no tiene mucho espacio libre, donde es imposible instalar un jardín tradicional.

Con los muros de jardín naturales hay que tener cuidado, ya que pueden causar problemas a la pared instalada, como grietas causadas por las raíces y humedad debido a la retención de humedad.

Los jardines artificiales también son adecuados para espacios poco iluminados en los que las plantas vivas tienen dificultades para sobrevivir. Así que si hay una zona de su casa que necesita verdor, pero no es apta para plantas naturales, los jardines artificiales verticales son una solución excelente.

¿Cómo elegir el jardín vertical artificial de mejor calidad?
Para garantizar la máxima calidad de los jardines verticales artificiales, hay que ir más allá de su belleza exterior. Dedicar el tiempo para investigar a los posibles proveedores consultando páginas web y fichas técnicas. O ponerse en contacto con ellos para obtener respuestas a las tres preguntas clave que se plantean a continuación:

¿De qué material se trata?
¿Qué garantías ofrece?
¿Necesita un mantenimiento especial para un rendimiento óptimo?

Toda esta información puede ayudarle a tomar una decisión con conocimiento de causa.

¿Se ha comprobado que estos jardines verticales no contienen sustancias nocivas?
Los clientes deben tener en cuenta los materiales a la hora de buscar el jardín artificial perfecto.

Las materias primas de alta calidad pueden garantizar que los productos sean seguros y fiables. Pero los recursos de calidad inferior pueden provocar riesgos permanentes para la salud. Por eso, es crucial elegir productos fabricados con ingredientes que cumplan o superen las normas del sector.

Recurrir a una empresa de fabrique e instale jardines verticales artificial es fundamental para garantizar, tranquilidad.

Beneficios d ellos jardines verticales artificiales
Los jardines verticales artificiales pueden proporcionar varios beneficios, incluyendo:

Mejora la estética: Los jardines verticales artificiales pueden agregar un toque de belleza y elegancia a cualquier espacio interior o exterior. Pueden ser diseñados en una amplia variedad de estilos y colores para adaptarse a la decoración existente.

No requiere mantenimiento: A diferencia de los jardines verticales naturales, los jardines artificiales no requieren riego, poda o fertilización. Esto significa que se pueden instalar en cualquier lugar sin preocuparse por el mantenimiento regular.

Reduce el ruido: Los jardines verticales artificiales pueden ayudar a reducir la contaminación acústica al actuar como un amortiguador de sonido natural. Esto puede ser particularmente beneficioso en áreas urbanas ruidosas.

Mejora la calidad del aire: Los jardines verticales artificiales pueden ayudar a mejorar la calidad del aire en espacios interiores al filtrar los contaminantes del aire y liberar oxígeno.

Aumenta la productividad: Los estudios han demostrado que la presencia de plantas en el lugar de trabajo puede aumentar la productividad y reducir el estrés y la fatiga.

Ahorra espacio: Los jardines verticales artificiales pueden ser una excelente opción para aquellos que tienen poco espacio disponible para un jardín tradicional. Se pueden instalar en cualquier superficie vertical, incluyendo paredes, balcones y terrazas.

Duradero: Los jardines verticales artificiales están diseñados para ser duraderos y resistentes a los elementos, lo que significa que pueden durar muchos años con un mantenimiento mínimo.

Conclusión
A la hora de elegir jardines verticales artificiales, debe prestarse especial atención. Hay que pensar en el aspecto, la calidad, la longevidad, etc. Para hacer la mejor selección, puede solicitar muestras gratuitas antes de comprar. Así podrá evaluar sus propiedades codo con codo antes de poner en marcha su pedido.

Fuente Comunicae