Cirugía de columna mínimamente invasiva y sus ventajas respecto a la cirugía tradicional

50
cirugía de columna minimamente invasiva

La cirugía de columna mínimamente invasiva o cirugía endoscópica de columna, consiste en usar los mismos factores que en una cirugía abierta o tradicional, pero produciendo la menor agresión posible. Uno de los mayores problemas con la cirugía de columna es que se deben hacer múltiples incisiones para llegar a esta parte del cuerpo, lo que resulta en cicatrices, pérdida masiva de sangre y una intervención prolongada. Debido a esto, la cirugía de columna mínimamente invasiva es cada vez más común, siempre que sea posible, ya que provoca menos secuelas, menos cicatrices, mínimo daño a la masa muscular y permite una recuperación más rápida para el paciente. Además, los resultados que se obtienen con este tipo de cirugía son los mismos que se obtienen con la cirugía convencional. Por todo ello, la cirugía de columna mínimamente invasiva es la más recomendada para los pacientes, siempre que tengan las características adecuadas para poder realizarla.

Los resultados que se obtienen con este procedimiento son los mismos que se obtienen con la cirugía convencional.

¿Por qué se realiza?

Siempre es bueno particularizar cada caso y estudiar la historia clínica del paciente para valorar la mejor cirugía para él. Las ventajas son múltiples, y se recomienda la cirugía cuando hay daño en los nervios, pérdida de fuerza o sensibilidad alterada. También es adecuado para pacientes con niveles muy altos de dolor, que no ceden con la medicación.

¿En qué consiste?

Esta cirugía consiste en realizar una pequeña incisión de unos 15 mm, donde se coloca la cánula. Dentro de esta cánula, se colocará un dispositivo óptico que expande y magnifica el área de trabajo, de modo que se pueda acceder a la columna del paciente sin disecciones importantes durante la cirugía.

Preparación de los pacientes para la Cirugía de columna mínimamente invasiva

Los pacientes serán ingresados ​​por la mañana y la intervención se realizará esa misma mañana. Estará hospitalizado durante un día después de la cirugía para evaluar su resultado y dado de alta al día siguiente y podrá irse a casa.

Cuidados en el postoperatorio

Tras el alta, el paciente puede hacer vida normal, pero pueden surgir limitaciones de la cirugía de columna por molestias. Por lo tanto, no se recomienda la actividad física o la actividad física extenuante. Los pacientes a menudo siguen estas pautas, especialmente durante las primeras semanas. Entre las 6 y las 12 semanas, pueden retomar cualquier tipo de actividad física. Además, los resultados a corto plazo son muy satisfactorios para la mayoría de los pacientes, ya que pueden caminar al día siguiente de la cirugía. 

Alternativas a esta cirugía

Es uno de los tratamientos más innovadores en la rama de la cirugía de columna. Existen otros tipos de tratamientos, como la cirugía abierta de columna, para corregir el dolor de espalda, especialmente cuando una hernia de disco está presionando una raíz nerviosa y otros tratamientos no quirúrgicos han fallado. Esta técnica se utiliza cuando los procedimientos mínimamente invasivos no son posibles debido a condiciones anatómicas. Existe otra técnica, la denominada cirugía espinal percutánea, que consiste en realizar implantes en la espalda a través de mínimas incisiones y expandir el tejido sin diseccionarlos ni tener que separarlos. Se realiza a través de un tubo que expande gradualmente el tejido y coloca el implante en las vértebras. De esta forma, el tejido no se lesiona y el paciente puede caminar casi de inmediato. Para más información sobre este u otros tratamientos, puede consultar a un neurocirujano especialista en columna.