Fenaer promueve una campaña para enseñar a la población a actuar ante una crisis grave de asma

63

/COMUNICAE/

Busca concienciar sobre la importancia de saber reaccionar ante una situación que requiere atención sanitaria urgente

Dotar a la población de herramientas para identificar una crisis grave de asma y reaccionar ante ella es el objetivo de la campaña Qué hacer ante una crisis de asma, impulsada por la Federación Española de Asociaciones de pacientes alérgicos y con Enfermedades Respiratorias, Fenaer.

Esta entidad sin ánimo de lucro busca mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por estas patologías y pretende proporcionar a la ciudadanía las claves para saber reconocer y actuar ante una crisis de asma grave, del mismo modo que ocurre con otras intervenciones como la reanimación cardiopulmonar (RCP) o la reacción ante atragantamientos, mucho más conocidas. Una crisis de asma grave puede requerir atención sanitaria de urgencia.

La campaña Qué hacer ante una crisis de asma alerta sobre las señales que llevan a identificar una crisis grave y las acciones necesarias que ayudan a estabilizar al paciente mientras se aguarda por los servicios de emergencia. En muchas ocasiones, la situación impide que los afectados puedan realizar por sí mismos acciones tan sencillas como localizar su medicación.

Se trata de una de las actividades divulgativas, formativas y de concienciación que promueve Fenaer, que agrupa cerca de una veintena de asociaciones de pacientes de patologías como asma, epoc, déficit de Alfa-1, hipertensión pulmonar, discinesia ciliar pulmonar, fibrosis pulmonar idiopática, neumonía o alergias.

La campaña informa sobre los principales signos de alerta, como dificultad para hablar, respiración difícil y agitada, palidez, tos, labios y uñas azulados o dolor y opresión en el pecho. Una vez reconocida la crisis, hay que actuar rápidamente con medidas sencillas pero que tienen que ejecutarse con celeridad: calmar a la víctima y dejarle espacio, sentarla para que respire mejor, buscar su inhalador de rescate y administrarle cuatro inhalaciones seguidas (repitiendo la operación si a los cinco minutos no mejora) y llamar a emergencias.

«Solo los que padecemos asma grave somos realmente conscientes de lo que puede suponer una crisis seria en un entorno no controlado», explica Irantzu Muerza, responsable de la Coordinadora Nacional de Asma de Fenaer. «Cuando no estamos con familiares o amigos que sepan actuar, como puede ser un medio de transporte, el aula del colegio o la universidad, una cafetería…», añade.

Con esta campaña, Fenaer quiere también introducir el problema del asma en la conversación pública porque, «aunque es una patología de muy alta prevalencia y, en general, controlable con medicación y hábitos de vida adecuados, existe un porcentaje muy importante de pacientes con asma grave de muy difícil control, que ven muy limitada su calidad de vida y viven bajo la amenaza constante de padecer crisis severas que necesitan atención sanitaria de urgencia».

Fuente Comunicae