Planes para disfrutar de Granada incluso en verano

Una escapada o vacaciones en Granada es una gran idea en cualquier época del año, también en verano.

291
Planes para disfrutar de Granada incluso en verano
Vista de la ciudad de Granada.

¿No sabes qué hacer estas vacaciones? Si eres urbanita incluso en verano, te proponemos lo siguiente: buscar alojamiento en el centro de Granada, dejar el móvil y el ordenador en casa y prepararte para disfrutar durante unos días de las una de las ciudades más fascinantes del mundo.

Incluso cuando el calor aprieta, Granada tiene planes muy interesantes y refrescantes a todos los niveles. Para empezar, ir a la ciudad nazarí sin pasar por la Alhambra y los jardines del Generalife sería como tener un Dalí delante y cerrar los ojos. ¡Imperdonable! El monumento abre sus puertas todo el año y durante el verano además ofrece en el Teatro del Generalife, al aire libre, una programación de conciertos que este año cuenta como artistas como Pablo Alborán, Texas o Bunbury, entre otros.

A las actividades musicales se suman las exposiciones permanentes y temporales, charlas temáticas y visitas guiadas que pueden realizarse en el conjunto monumental. En cualquier caso, la simple visita a la Alhambra ya es una delicia, y en esta época del año las visitas nocturnas -comprenden dos turnos, de 20.00 a 21.30 horas y de 22.00 a 23.30 horas- son la mejor alternativa ante las altas temperaturas y también una manera distinta y mágica de disfrutar del enclave.

De bar en bar

Si lo tuyo es el turismo gastronómico, por supuesto, Granada también es tu ciudad. Su oferta de tapas es legendaria. Una tapa con la consumición de una bebida es habitual en sus lugares de restauración. Desde exquisitas degustaciones de manjares típicos de Andalucía, como el gazpacho, el salmorejo, la tortilla de patata… a unas bravas, un montadito o, sencillamente, unas piezas de queso.

Para tapear existen muchas zonas: por el entorno del Ayuntamiento, los alrededores de la catedral, la calle Elvira, la zona del Albaicín, por Pedro Antonio de Alarcón o la zona del Realejo… Es casi imposible caminar por cualquier calle de Granada y no encontrar algún establecimiento donde disfrutar de una buena variedad gastronómica.

Y si después de comer queremos poner un postre dulce, lo bueno es probar algún plato típicos de la repostería granadina, como los piononos. Los más famosos son los de la localidad de Santa Fe, pero en cualquier punto de la capital es fácil encontrar pastelerías y cafeterías donde sirvan este rico producto.

Para estar fresquito

Por último, para relajarse y bajar la temperatura proponemos dos opciones más. Una es desconectar en uno de los baños árabes que se pueden encontrar en Granada capital. Espacios para dejarse llevar, olvidarse del mundo y entregarse al agua, la música, la media luz y los aromas de los aceites y sales. Además, siempre puedes encontrar alguna oferta o pack para dos y sorprender a tu pareja con una tarde de relax aprovechando la visita a la ciudad.

El segundo plan para estar fresquito es pasear de noche por el Albaicín y el Sacromonte. El Albaicín es el barrio granadino más antiguo y sus calles conducen al famoso mirador de San Nicolás, cuyas vistas de la ciudad y la Alhambra bien merecen el esfuerzo de la subida por sus inclinadas y estrechas callejuelas.

Por su parte, el Sacromonte es el conocido como ‘barrio gitano’. Sus famosas cuevas se pueden visitar y, de noche, los locales acogen espectáculos de cante y baile flamenco que son las delicias de los turistas.

Por tanto, conocer Granada, incluso en verano, es siempre una gran idea. Unas vacaciones o escapada con la que acertarás seguro.