Enrique Figueroa, Medalla de Sevilla 2021: “Ir a 70 km/h por ciudad va contra nuestra propia salud”

Tras 40 años investigando el cambio climático y los sistemas verdes urbanos, entre otros, el ecólogo y catedrático de la US recibirá esta distinción de su ciudad adoptiva.

273
Enrique Figueroa, Medalla de Sevilla 2021:
Cuidando la avifauna de Sevilla, en esta caso una tórtola turca.

Ana Rodríguez. Carlos Gardel recitaba en su famoso tango ‘Volver’ “Que es un soplo la vida / Que veinte años no es nada…” Si 20 años no son nada, los 40 que lleva Manuel Enrique Figueroa Clemente dedicado a la biología, y en especial a la ecología, puede que hayan pasado para él como un suspiro, pero los resultados de sus investigaciones han supuesto una enorme aportación, tanto a su área de trabajo como a Andalucía.

Por esa labor incansable, este 2021 Figueroa será distinguido con la Medalla de la ciudad de Sevilla, un reconocimiento, según destaca el Ayuntamiento hispalense, a “su labor docente, educativa e investigadora” y “por su contribución a la formación en la Universidad de Sevilla, por su lucha para la preservación del medio ambiente, por su colaboración desinteresada con las instituciones, por su compromiso con los colectivos más vulnerables”.

Trayectoria digna de reconocimiento

Este onubense, sevillano de adopción, es catedrático de Ecología y director de la Oficina de Sostenibilidad de la Universidad de Sevilla (US) desde 2009. Su enorme sentimiento de responsabilidad para con la sociedad y el medio natural lo han empujado a trabajar a un ritmo frenético en mejorar la calidad de vida de los seres vivos. ¿Cómo? A través del estudio de áreas como el cambio climático, las marismas del Odiel, los sistemas verdes urbanos o los recursos naturales. Todo compaginado con su labor docente en la US, donde pertenece al Departamento de Biología Vegetal y Ecología. 

Sobre la concesión de la Medalla, Figueroa afirma muy emocionado: “se han preocupado de mí y estoy muy contento. Después de 40 años trabajando por Sevilla, creo que la ciudad ha valorado mi constancia y mi paciencia para con ella y su medio ambiente”.

Enrique Figueroa, Medalla de Sevilla 2021: "Ir a 70 km/h por ciudad va contra nuestra propia salud"
Enrique disfrutando de la naturaleza en los parques de Sevilla.

Cabe recordar que el catedrático posee numerosos premios, entre ellos el de Andalucía de Medio Ambiente, y que en en 2017 obtuvo la Medalla de Huelva, su tierra natal, por su contribución a la creación de “ciudades sostenibles”, un concepto que define el presente y futuro de las urbes y que cada día más se integra en las agendas municipales de todo el mundo (también por el cumplimiento de los objetivos de la Agenda 2030).

Sevilla, hacia la sostenibilidad urbana

Actualmente, Enrique está realizando en Sevilla investigaciones relacionadas con dos actividades principalmente. Una es la relativa al sistema verde -espacios públicos de las ciudades como jardines, parques, zonas deportivas o de juego, etc.-, con tres tesis en elaboración que están analizando su impacto en la salud de la población, así como la importancia de la infraestructura verde urbana.

comprar enlaces
comprar enlaces

Para estos estudios, el equipo del catedrático lleva bastante tiempo midiendo la materia ambiental de Sevilla en diferentes puntos de la ciudad para ver sus implicaciones en la salud de los ciudadanos y conseguir mejoras y soluciones, las cuales “vienen de la mano de la infraestructura verde”, apunta Figueroa.

Enrique Figueroa, Medalla de Sevilla 2021: "Ir a 70 km/h por ciudad va contra nuestra propia salud"
Midiendo en Sevilla en invierno la contaminación electromagnética.

Incluso durante el confinamiento, las mediciones continuaron, recogiendo el impacto positivo que la limitación de movilidad y, por ende, la reducción del tráfico, han tenido en los niveles de contaminación urbanos. “En Sevilla el tráfico es la principal fuente de contaminación. Los planes de movilidad del Ayuntamiento están bien, tratan de mejorar la ciudad en este sentido”, destaca el docente, que además añade “estamos en buenas manos”.

Movilidad y a 30km/h

Sobre estos planes, Figueroa alaba la promoción de los autobuses verdes o del tranvía, que “baja la contaminación por donde pasa”, así como la labor de empresas públicas como Emasesa, “con una actitud positiva hacia sus obras, que cambian el urbanismo de las zonas donde actúa, haciendo lo mejor para el medio ambiente”.

Pero la proliferación de coches eléctricos se dilata y el tráfico en Sevilla y su periferia es muy abundante. A ello se añade que “mucha gente conduce fatal. Estuve midiendo en la avenida de la Borbolla la velocidad de los coches y es muy superior a 50 km/h. Esta forma de conducir por la ciudad es negativa, no lo hacemos bien”, pone de relieve el catedrático.

De hecho, en relación a la velocidad en ciudad, Figueroa ya advertía en 1995 y 1996 en dos de sus libros de la idoneidad de conducir a 30 km/h o menos para reducir el impacto ambiental de los vehículos. Una recomendación que se ha hecho normativa ahora, 25 años después. Como apunta el onubense “esto se tiene que cumplir. Ir a 70 u 80 km/h por ciudad va contra nuestra propia salud y esto hay que explicárselo a la ciudadanía. Conducir a 30 km/h cambia el paisaje de la salud”.

Un plan ambiental para toda Andalucía

Por tanto, la contaminación en las ciudades no es un problema para tomárselo a la ligera. Por ejemplo, “en India mueren al año dos millones de persona por la contaminación del aire y de eso no hablamos. Hay que tener perspectiva y ser serios”, apostilla Figueroa.

Enrique Figueroa, Medalla de Sevilla 2021: "Ir a 70 km/h por ciudad va contra nuestra propia salud"
Figueroa realizando medidas con su hijo en el laboratorio de la Universidad de Sevilla.

En este sentido, Enrique apunta a la necesidad de una “agenda urbana seria, un plan que se lleve a cabo en todas las ciudades andaluzas. Hace falta dar un paso hacia adelante más fuerte en este sentido en los próximos años. En los lugares donde estoy trabajando, Sevilla especialmente, aunque también en Huelva, Canarias, Cataluña… hay ideas sólidas que hay que poner en marcha”.

El primer paso para avanzar en estos planes sostenibles es conocer la realidad urbana, la materia ambiental en todos los puntos de las ciudades con todos los indicadores. A partir de ahí, se hace imprescindible, según el catedrático, elaborar un plan ad hoc en relación a la infraestructura verde urbana: colocar el arbolado adecuado, en cantidad y gestión adecuadas.

Asimismo, la movilidad es la otra herramienta con la que los gobiernos locales pueden trabajar para reducir la contaminación del aire. “Cambiar el tráfico en las ciudades no es sencillo. Hay que hacerlo y promover la incorporación de tranvías y autobuses poco contaminantes”, asegura el catedrático de la US.

Las cotorras en Sevilla

La otra principal línea de estudio que Figueroa tiene abierta actualmente en Sevilla es sobre las cotorras. Desde hace dos años, su equipo elabora un censo de estos animales para tratar de arrojar algo de luz sobre su actual situación.

Según el onubense: “la cotorra ha sido demonizada innecesariamente. Hay que estudiarla y establecer, en su caso, medidas de control basadas en la realidad. No se puede echar la culpa a las cotorras de todos los males que se nos ocurran”.

Además, Enrique considera el canto de este animal digno de ser escuchado e invita a los sevillanos a pasar a las 21.00 horas por la avenida de la Borbolla, junto a Capitanía, para disfrutar del espectáculo sonoro que cada día protagonizan las cotorras de Krámer. “Un espectáculo para todos los públicos por su belleza”, alaba.

Proyectos 

Además de recoger el próximo 30 de mayo su Medalla de Sevilla el Día de San Fernando, en los planes de Enrique está extender el estudio de la población de cotorras a todas las ciudades posibles. Misma pretensión en relación a la infraestructura verde y su relación con la salud: “quiero saber qué respiran en las ciudades y contárselo a los regidores para que adopten los cambios más oportunos”.

Pero el onubense también seguirá indagando en sus otras grandes preocupaciones, como los sumideros naturales de dióxido de carbono y el cambio climático.

Paciencia, dedicación, constancia… virtudes de un reconocido ecólogo por el que no pasa el tiempo.

Sigue leyendo…

Rubén Olmo y Matilde Coral, propuestos como hijos predilectos de Sevilla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here