Jueves Santo y Madrugá, fervor y recogimiento

Cada Ciudad con su devoción, su rincón particular, pero todos con el mismo deseo de que todo ocurra, de que todo se cure, de que todo vuelva como tanto ansiamos.

344
Jueves Santo y Madrugá, fervor y recogimiento
Jesús del Gran Poder. / Foto: Hermanad del Gran Poder de Sevilla.

Salvador Rivas Fernández. El despertar de un Jueves Santo es señal de Esperanza. Hoy sería la jornada más intensa de todas ya que desde muy temprano visitarías los templos de las Hermandades tanto del Jueves Santo como de la tan esperada Madrugá.

Luna de Nissan que vienes a predecir lo que ocurrirá al tercer día de su muerte. Pero ahora estamos deseando de disfrutar de esta celebración en toda Andalucía.

Cada Ciudad con su devoción, su rincón particular, pero todos con el mismo deseo de que todo ocurra, de que todo se cure, de que todo vuelva como tanto ansiamos.

Qué decir de barrios y lugares entrañables que hoy se vestirían de gala para recibir a sus vecinos más antiguos, el Albaicín, la Macarena, Triana, San Lorenzo, la Merced, San Agustín, el Perchel…, y un sinfín de rincones que son parte de nuestra vida en la tierra.

Será una jornada de mantillas, bendita tradición que se popularizó a mediados del siglo XIX y que es usada como señal de luto y conmemora la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor.

Pero aún en el Jueves Santo, muchos serían los encuentros que vivirías con tu Cofradía, con tu Hermandad. ¿Qué momento de este día es el que más esperas durante todo el año? Piénsalo, sonríe y revívelo en tu memoria.

comprar enlaces
comprar enlaces

Hoy sería, sin lugar a dudas, jornada también para todos esos imagineros, orfebres, tallistas…, los que hacen y han hecho realidad los sueños de una Hermandad, agradezcamos a ellos la dedicación y pasión con la que realizan ese trabajo que, aunque muchas veces poco valorado, hace relucir a Tus Titulares y los cortejos de tu Hermandad.

Y recuerda que seguimos en una situación totalmente extraordinaria y sensible, no demores la vuelta a casa, todos queremos disfrutar de este tiempo primaveral que esta Semana Santa nos está regalando, pero recuerda que la mejor Estación de Penitencia hoy día es la que vivimos íntimamente cada uno de nosotros desde casa siendo prudentes. Solo así, podremos revivir más pronto que tarde aquello que anhelamos.

Pero que esto no te quite la sonrisa, emociónate visitando con responsabilidad cada templo, cada capilla, viendo como se desprende el azahar anunciando que si cierras los ojos más de la cuenta, todo habrá pasado sin darnos cuenta.

Hoy sería y será momento para los que hacen que los más vulnerables y que no tienen posibilidad de salir a la calle puedan verlo o escucharlo todo gracias al trabajo inmejorable que hacen nuestros medios de comunicación, prensa, televisión, radio…, ¿cuántos lloros y emociones habrán creado en nuestros mayores y enfermos a través de una pantalla?

El Jueves Santo se apaga pero no todo acaba, comenzará la noche más bonita del año, nuestra Madrugá. Nos llenará de Esperanza, de Salud, nos dará ese Gran Poder de seguir en nuestro día a día con el mejor de los esfuerzos.

Y todo valdrá la pena, el cansancio no será excusa para seguir con esta ilusión. Estarás en casa, el incienso volverá a ser protagonista y se sucederán los vídeos, conversaciones con tus amigos y seguramente alguna que otra torrija o pestiño para aliviar este pesar.

Ahora si habrá terminado, todo estará hecho. No te quedes sin haberlo disfrutado como más te guste, a tu manera, pero disfrútalo.

Feliz Jueves Santo y feliz Madrugá, yo rezaré por ti, por tu familia, por tu salud, por tu Esperanza.