Descubre cinco tradiciones de la Semana Santa andaluza

La Semana Santa en Andalucía es conocida a nivel mundial por su belleza, solemnidad y sus innumerables tradiciones.

406
Descubre cinco tradiciones de la Semana Santa andaluza

Sandra Luma. Aunque las creencias son muchas, se cree que la Semana Santa nació en la Pascua judía por los seguidores de Jesús para conmemorarlo y recordar sus últimos días y su resurrección. Esta celebración judía se fue entrelazando con otras fiestas propias del comienzo de la primavera y dio lugar a lo que hoy llamamos Semana Santa.

Llena de tradiciones, la Semana Santa constituye una de las fiestas nacionales más importantes.

El olor a incienso, las saetas irrumpiendo el silencio y las velas solían inundar hasta ahora las calles en estas fechas. El Triduo pascual (Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección) concentra los días más importantes y las tradiciones de Semana Santa más antiguas, celebrando la última cena y eucaristía del Señor, su pasión y resurrección.

Este año toca vivir la Semana Santa de una manera más íntima, sin pasos ni bandas dando movimiento a las calles. La pandemia ha cambiado nuestra manera de vivir en todos los aspectos, dificultando celebraciones con siglos de antigüedad como la Semana Santa. Recordar lo que algún día era un momento especial, nos brinda esperanza y facilita nuestra rutina.

En España  siempre hemos celebrado esta semana con gran emoción, realizando procesiones con bellas imágenes a hombros de costaleros. Son muchas las tradiciones de Semana Santa las que, año tras año, se repiten con la misma fe.

Uno de los lugares donde esta época tan deseada se espera y celebra con mayor esplendor es Andalucía. Mundialmente conocida, atrae a miles de turistas cada año para admirar la riqueza andaluza en Semana Santa y sus originales tradiciones. Vamos a hablar de algunas de ellas pues, aunque no puedan vivirse en su esplendor por segundo año consecutivo, forman parte de la idiosincrasia de Andalucía:

Las saetas

Una de las tradiciones más comunes en la Semana Santa son las saetas, un cante de “palo seco” por no ir acompañado de ningún instrumento. La calle se vuelve silencio y deja pasar a la saeta para adorar a las imágenes que se encuentre a su paso. En Cabra (Córdoba) destacan las saetas cantadas en las madrugadas de cada Viernes Santo.

La saeta con su toque flamenco es más reciente que la saeta original, sin embargo, es la que nos ayuda a conectar en esta semana llena de vivencias. Con una belleza y sensibilidad que paraliza a todo aquel que tiene el gusto de escucharla, se ha convertido en una de las tradiciones más importantes de la Semana Santa.

“¡Domingo de Ramos! Quien no estrena, no tiene manos”

El primer día de celebración de la Semana Santa es popular estrenar una prenda de ropa. El Domingo de Ramos inicia una semana de celebración y recuerdo de los últimos momentos de Jesucristo. Por ello, es conveniente estrenar una prenda para adentrarnos en esta semana tan marcada en nuestros calendarios. Sevilla es de las ciudades más seguidoras de esta tradición.

Esta tradición se remonta muchos años atrás, para distinguir a las clases más pudientes en una semana que muchos destinaban a lucir sus mejores galas. Aquellos “sin manos” eran los pobres pues no tenían dinero ni medios para confeccionar una prenda nueva.

La liberación de un preso

Esta tradición tiene carácter nacional, pero donde más destaca es en la capital de la Costa del Sol y en Jaén. Málaga tiene como tradición liberar a un preso cada Miércoles Santo. El preso es seleccionado tras un largo proceso y ha de reunir unos requisitos que demuestren su buen comportamiento y la seguridad de la sociedad.

La tradición parece comenzar en el siglo XVIII, cuando la peste estaba asesinando a gran parte de la población. Los presos comenzaron a morir por esta grave pandemia y decidieron sacar a un Cristo. Otra leyenda cuenta que lo sacaron los presos porque no quedaban hombres sanos para hacerlo.

Vía Crucis Viviente

La alpujarra almeriense posee pueblos con tradiciones históricas que hacen mucho ruido. Laujar de Andarax celebra el Viernes Santo de cada año un Vía Crucis viviente realizado por sus habitantes para sentirse más cerca de Jesús y recordar su labor por la humanidad. La Iglesia de la Encarnación es la encargada de dar comienzo a esta histórica tradición almeriense. Esta celebración es organizada por la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores.

Esta tradición es sorprendentemente reciente, surgió a principio de los años 90 para dar un valor único y especial a la Semana Santa almeriense.

Judas ahorcado

Una tradición que llega a lugares como México, que castiga a los traidores y sufre muchas variaciones dependiendo del lugar donde se realice. Aún no estando clara la muerte de Judas, la creencia más aceptada es la de su ahorcamiento por la traición a Jesús. Por ello se realiza esta representación con un muñeco lleno de paja, el cual se apedrea ahorcado y se quema.

Algunos lugares destacables por realizar este acto son Soportújar en Granada, El Campillo (Huelva) o el municipio gaditano de Conil. En estos lugares se viste acorde a la época un muñeco de paja y se pasea por las calles entre lanzamiento de piedras y gritos para acabar quemándolos. También puede darse el caso de lanzar el muñeco a un toro para que lo destroce.

Las tradiciones en Andalucía son respetadas y seguidas por la mayor parte de su población, teniendo en cuenta la larga historia de éstas.